TRANSFORMARSE, una palabra y acción tan grande, compleja y a la vez tan sencilla si se tiene la mentalidad adecuada y la predisposición energética correcta.

Y siendo tan fácil, ¿Qué es lo que nos impide dar ese paso que nos lleva más allá de nuestros límites y miedos? La incertidumbre, las creencias limitantes, el miedo a fallar o, sorprendentemente, el miedo a conseguirlo.

UNA CREENCIA LIMITANTE COMPARTIDA

Siempre nos han dicho que el fuego es peligroso, que el fuego quema, que no nos acerquemos a él porque nos hará daño y por ello, nunca nos hemos llegado a plantear que es lo que puede hacer este “enemigo” por nosotros.

Igual que con el fuego, pasa en muchas otras facetas de nuestra vida, inmersos en la creencia de que lo pasaremos mal, nos hará daño, y un sin fin de diálogo interno limitante, nos mantenemos en el mismo lugar de siempre, vislumbrando el camino de otros que querríamos nuestro.

Tus creencias limitantes son las que te mantienen allí donde no quieres estar, son una pesada mochila que no puedes transportar.

EL TEMOR AL MIEDO

El miedo por si sólo no es perjudicial, sino lo que hacemos con él, si dejamos que guie nuestra vida en lugar de guiarlo a él por ella. Cuando comenzamos a aceptar ese temor, dejamos que nos acompañe por el camino de brasas, por nuestra vida, respetándolo y agradeciendo que nos proteja en determinadas ocasiones y acallándolo cuando tomamos el timón de nuestra vida.

Porque no es el miedo lo que te paraliza, sino la creencia que tienes de él.

¿Y si te digo que el fuego no quema, que si lo respetas, lo quieres, te atreves a mirarlo cara cara, él hará lo mismo por ti, incluso más? ¿Qué es lo que pasa cuando por fin te atreves?

TRANSFORMACIÓN ni más ni menos. Por fin has hecho algo que creías IMPOSIBLE, DOLOROSO Y PELIGROSO, ese camino que observabas con suma precaución se ha transformado en el camino hacia tus sueños, por fin te has dado cuenta que el dolor y los límites sólo existen en tu mente y que puedes mirarlos a la cara, puedes iniciar un paseo distinto, fuerte y decidido hacia aquello que siempre has deseado.

Cuando experimentas y descubres todo el poder que tienes en tu interior, ya nada puede pararte, has transitado por el camino que más dudas y temores te generaba y por ello ahora todos tus caminos se vuelven posibles y, por consecuencia, reales.

Porque lo Imposible sólo existe en tu mente.

TODO LO QUE NECESITAS ESTÁ DENTRO DE TI, una consigna que repetimos mucho en las dinámicas de alto impacto porque cuando comprendes esto, tus límites dejan de pesar para convertirse en mensajeros, para transformarse en nuevos caminos a transitar, en nuevos retos a superar y barreras a romper.

Nos llamamos las Hijas del Fuego por una sencilla razón, somos fruto de la transformación, y del poder interior. Un poder que sólo puedes conseguir cuando por fin te atreves a dar ese primer y último paso que tanto te cuesta, que tanto miedo te da. Ese camino de brasas que, en un principio vislumbras como doloroso y peligroso, que ves desde la lejanía, observando como otros pasan, sin atreverte a transcurrirlo y sin embargo, darías lo que fuera por dar ese pequeño y primer paso. Te comprendo, a mí también me daba miedo, mucho miedo.

Disfruta ese camino es tuyo, te lo mereces, descubre todo lo que puedes llegar a ser con tan solo dar ese paso, con solo tener esa fe en ti mismo y en tu poder interno, porque cuando transcurres ese camino, ya nada volverá a ser lo mismo. 

¿TE ATREVES?