VIVE EL PRESENTE, PERSIGUE TUS SUEÑOS

Te levantas cada mañana, te miras al espejo y la misma expresión te devuelve la mirada cada día, te lavas la cara sin fijarte en esos pequeños cambios que denotan el paso del tiempo, de TU TIEMPO. Vas al armario y coges ese conjunto que compraste hace tiempo, ideal para ir a trabajar, que concuerda con el resto del fondo de armario y sin fijarte siquiera en aquellos pantalones de tu juventud que todavía guardas, te guías por el olor a café y tostada recién hecha, no sin coger el Smartphone para ver las novedades que han ocurrido en las ocho horas que llevas separada del mundo…

Y así comienza tu día, así comienza un día que el universo te está regalando, pegada al móvil, sin fijarte en tus cambios, en TI, tu vida pasa y no te das cuenta sumida en la rutina diaria. Como si de un piloto automático se tratase el coche te lleva a trabajar, no te das cuenta del niño ilusionado que comienza el primer día de cole, de la escarcha que cubre los árboles que van creciendo cada día, del anciano que contempla tranquilo como pasas cada día sin darte cuenta que la vida está pasando, sin darte cuenta que hoy, este momento, podría ser el último.

Déjate llevar y vive el presente me dijeron una vez, ¿Cómo hago eso? ¿Cómo olvidarse de los “problemas” que están a la vuelta de la esquina? ¿Cómo bajar la guardia y que nos adelante en la carrera de la vida?

Se habla en muchos rincones de vivir el presente, vivir cada día como si fuera el último, no hacer planes y dejarse llevar por los acontecimientos. Por otra parte, en el mundo del Coaching se le da especial importancia a marcarse objetivos definidos, un correctísimo y completísimo plan de acción e ir a por el con todo lo que tengas…en este plan nos vemos inmersos, sin saber si es mejor dejarse llevar por el momento o planear el éxito en tu futuro.

No todo es blanco o negro, no todo es “carpe diem” ni todo es “el camino hacia el éxito, los 20 pasos probados”

Y en este plan nos vemos inmersos cada día, unos sin atender a sus sueños por estar encerrados en sus obligaciones, en sus “hipotecas” que un día eligieron tener, otros tan inmersos en la consecución de sus objetivos que se han olvidado de mirar a su alrededor y darse cuenta que la felicidad no depende de la consecución de esos objetivos, nadie te garantiza que serás feliz cuando lo tengas, sólo tienes este momento para ser feliz, eso es lo único seguro.

Entonces, ¿qué hago? ¿Vivo el presente o me preocupo por el futuro? Este fin de semana, después de mucho tiempo preguntándomelo he descubierto la respuesta, MI RESPUESTA, que no tiene porque ser la tuya. Vive hoy, porque mañana no está asegurado, mira hacia tus sueños porque serán los que te mantengan en el camino.

Pierde el control de vez en cuando, revive a tu niña interior, baila, salta, juega, ama y besa, eres un adulto no un cadáver. Perdona a esa niña que no supo defenderse, cúrala y dale consuelo, hazle caso y sigue sus consejos, los niños tienen mucho que enseñarnos.

Resulta más complicado ser infeliz que ser feliz. La felicidad, el amor, la alegría y la esperanza es nuestro estado natural, nos volvemos infelices cuando nos reprochamos el pasado que ya no existe y/o nos preocupamos por un futuro incierto. En el presente no existe el miedo y en el futuro puedes ver la esperanza. Cuando no sepas que hacer, pregúntate ¿qué haría el amor en mi lugar? Hazlo todo con cariño, con amor para ti y los que te rodean, haz cada día pequeños gestos de amor.

Deja la rutina a un lado, escoge otro camino para ir a trabajar, escoge otro color en tu fondo de armario, escucha música cada vez que te levantas en lugar de coger tu móvil y empezar el día estresada, mírate al espejo y observa como pasa el tiempo, como cambias en cada momento de tu vida, observa la maravilla de estar vivo en respeto a los que ya no están…VIVE.

Acepta los acontecimientos y aprende lo que te quieren decir, no te resignes a una vida que no has escogido, acepta, aprende y elige de nuevo el camino a seguir.Acepta tus emociones, tus sensaciones y reacciones físicas, son tuyas, son un regalo que la vida te da. Déjate llevar y guiar por ellas, escucha los susurros que emanan de tu cuerpo antes de que se conviertan en gritos.

No sé si sólo tendremos una vida o más, lo que sí sé es que esta vida, este momento, las personas que te rodean, SON ÚNICAS, vívelas como tal.

SE FELIZ AHORA, VIVIENDO EL PRESENTE MIENTRAS TRAZAS EL CAMINO HACIA TUS SUEÑOS.